¿Por qué Dios permite el sufrimiento de los hombres?

Visitando un blog amigo y conversando con su autor, José Elias sobre un interesante post que hablaba sobre “el paraíso” había surgido esta pregunta. Sin duda que todos en algún momento nos la hemos planteado y hemos buscado también alguna respuesta. Pero, en esta oportunidad quiero compartir lo que pienso al respecto.

Ciencia Aparte.

Antes de comenzar, dejo de manera clara que las opiniones y los criterios detallados a continuación corresponden a un razonamiento puramente espiritual y sentimental. Independientemente de que el valor del mundo espiritual muchas veces sea mayor y más importante que el mundo objetivo y científico, hago la aclaración por que los conceptos que voy a emitir parten de la creencia de que existe un Dios o un Ser Creador de la raza humana y también de que innegablemente existen cosas que la Ciencia no ha podido explicar.

SIMPLE

Verán que trataré de exponer mis ideas de la manera más simple posible. No incluyo citas bíblicas por que mi intención es aplicar cierta lógica partiendo de conocimientos generales de la religión Cristiana.

Veamos:

Lo Primero: Dios es Amor.

La ley de Dios es el amor. Lo es y lo ha sido siempre. Pero para que el Amor sea lo que es, debe ser ofrecido de manera espontánea por el ser que Ama hacia el Ser Amado. Por ende, si el Ser Amado influye de alguna manera en los Seres que Aman, perdería entonces el Amor automáticamente su esencia.

Hasta que hallé en TI Maldad.

En un principio, se encontraba Dios rodeado de su propia creación. Ángeles y Arcángeles adornaban el cielo y todo era pureza y armonía en todo el universo. Uno de estos seres, llamado Luz Bel “Luz Bella” o Lucifer, era considerado el más bello y hermoso de los seres creados por Dios, era llamado “El Hijo de la Mañana” y fue por demás en Jefe de la Sinfónica Celestial, aquel mismo a quien Dios dijo en su momento: “A Ti, que te adorné con lo más hermoso del cielo, Tú que fuiste mi querubín amado, Entre Perfumes te puse, las Piedras Preciosas adornaban tu belleza, Hasta que Hallé en Ti Maldad.

LA DUDA

En su belleza y su grandeza, Lucifer había querido para si mismo la adoración que sólo a Dios puede ser entregada. Y fue pues cuando comenzó LA DUDA. La Pureza del Cielo había sido mermada, ya rumores y sentimientos maliciosos rondaban a los seres más Puros de la creación.

En medio de este proceso, fue cuando el Hombre es Creado. Dios exige a los seres celestiales que adorasen al Hombre como hijo de Dios y como Creación a su Imagen y Semejanza (privilegio que no tenía ningún ser en el cielo) como era de esperarse los ángeles de Dios obedecieron, excepto uno, Lucifer.  Pero no sólo se reusó a postrarse ante la humanidad sino que trató de impedir que otros ángeles lo hicieran.

En este punto Lucifer es expulsado del cielo junto a los ángeles que “Dudaban” creando así entre ellos un malicioso plan para hacer caer a la humanidad en el pecado.

LA PERDICION

Cuando el hombre cayó en el pecado hubo una gran tristeza en el cielo. La gran creación de Dios se había perdido para siempre. Por que como sabemos, Dios no puede estar donde hay pecado y el pecado no pude estar donde esta Dios.

Con la humanidad perdida, era poco lo que se podía hacer para remediar el daño. Como sabemos, la paga del pecado es la Muerte, y la humanidad había caído en las manos del ya bautizado como Satanás y era para siempre. Tan grande fue la tristeza en el cielo, que varios ángeles se ofrecieron en sacrificio por la humanidad, pero al ser el hombre creado a imagen y semejanza de Dios, la sangre o el sacrificio de éstos no era suficiente para borrar el pecado.

EL PLAN DE REDENCION

Planteado el gran problema, surgió una voz de esperanza y salvación. De entre la luz y la serenidad se levantó el Hijo del Altísimo y Ofreció su Sangre para salvar la humanidad. Tan grande gesto de Amor conmovió al PADRE y aceptó el sacrificio. Como el mismo Jesús dijera “No hay amor más grande que aquel que da su vida por sus amigos, Como Yo, que hoy doy mi vida por ustedes mis amigos.” Este sacrificio si podía liberar a la humanidad, por que la sangre que correría era la del mismo DIOS a través de su HIJO.

De aquí en adelante la historia es bien conocida. La Pasión, Crucifixión, Muerte y Resurrección de Cristo Liberó a la humanidad del pecado.

AMOR, SINCERO, O NO ES AMOR.

Como dije anteriormente, el Amor no puede ser impuesto de ninguna manera. Viendo pues el sacrificio que tuvo lugar para la salvación de la humanidad el hombre habría de vivir a su LIBRE ALBEDRIO. Amando a Dios. Y si este amor es influenciado, entonces no sería tal.

REFLEXION

Si Dios interfiere para que no haya Sufrimiento, Pecado, Asesinatos, Violaciones, Mentiras, Traiciones, etc. ¿Estaría Dios dejando al Hombre a su Libre Albedrio para que Este lo Ame Sinceramente?

Si Dios Impide que estas cosas pasen, estaría condicionando al Hombre a que lo Amase por deducción. ¿Quién no amaría a un dios que nos mantiene viviendo en un paraíso? Aunque aparezcan seres capaces de no amar a un dios así, esto no sería lo correcto para un DIOS que merece ser Amado con Sinceridad, como El nos AMA.

3 Responses to “¿Por qué Dios permite el sufrimiento de los hombres?”


  1. 1 as 21 julio 2010 a las 6:54 PM

    No existe dios, salame.

  2. 2 oskar alzate 24 agosto 2012 a las 11:03 PM

    solo creo que nuestro altisimo sufre por nosotros gloria dios.


  1. 1 A José Elías: « amadeus Trackback en 20 julio 2010 a las 9:21 PM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s